Arte en el Priorato de Montserrat

Fachada del monasterio

Fue en la primera etapa de la historia del monasterio, siglos XVII-XVIII, cuando se construyó nuestra iglesia. Por ello su estilo es, naturalmente, barroco. Presenta una distribución en tres naves, siendo la central más ancha y elevada que las laterales y estando separada de ellas por pilastras y arcos de medio punto dóricos. Sobre ellos se abren balcones enrejados. Su bóveda de cañón va separada a tramos por arcos fajones y decorada por recuadros y casetones.

Entre 1716 y 1720 Pedro de Ribera y sus colaboradores construyeron varias capillas y tribunas de la iglesia, ademós de la parte superior de la fachada. Ésta, hermosa y elegante, convierte a la iglesia de Montserrat en una obra acabada del barroco madrileño. La última parte en construirse, entre 1729 y 1739, fue su característica torre. Los boceles y flameros que encuadran las ventanas de la misma, y el esbelto chapitel que la coronan constituyen un testimonio artístico bello y característico del Madrid antiguo. La restauración llevada a cabo en el siglo XX, con su suelo de mármol y la pintura de sus paredes en tono amarillo claro, le han hecho ganar en armonía y en sabor dieciochesco.

San Benito

San Benito

San Benito de Nursia

En la iglesia de un monasterio benedictino, no podía faltar una imagen de su "fundador", Benito de Nursia, - 480-547 ?-, patriarca de los monjes de Occidente. Esta bella estatua debió ser esculpida en el útimo tercio del siglo XVII por Pedro González Velázquez o por Juan Antonio Villabrille y Ron. El santo lleva la cogulla de amplias mangas típica de la Congregación de Valladolid, a la que perteneció el Montserratico hasta la disolución de la misma, en el siglo XIX; también muestra los restantes atributos con los que podemos identificar las imágenes de san Benito: el báculo abacial y el libro de la Regla benedictina.

Santa Escolática

Santa Escolástica

Santa Escolástica

Al lado de la estatua de san Benito, encontramos la de su hermana Escolástica. Unidos en vida, están igualmente asociados en su presencia iconográfica en el altar mayor de nuestra iglesia, donde ambos, Escolástica y Benito, parecen querer hermanarse hasta en el terreno artístico: la estatua de la santa se debe al mismo escultor que creó la del patriarca de Nursia: Pedro González Velázquez o Juan Antonio Villabrille y Ron, en el último tercio del siglo XVII. Como la de Benito, la estatua de Escolástica es clásica en su aspecto representativo. Luce el hábito de monja, junto con la imagen de la paloma -símbolo de la inocencia- y el báculo abacial.

Virgen de Montserrat

Virgen de Montserrat

Imagen de la Virgen de Montserrat

El Montserratico también tiene su "Moreneta". Una Moreneta, es verdad, barroca, y por ello diferente en cuanto a cronología y estilo de la imagen románica medieval del Montserrat catalán. La Virgen del Montserratico es también una obra del último tercio del siglo XVII; la debemos al famoso escultor Manuel Pereira, quien parece se inspiró en un modelo existente en la abadía catalana homónima. La Virgen, que aparece sentada en un trono con el Niño en su regazo, y con ricas vestimentas, lleva un globo en el que hay una hendidura donde probablemente se insertaría una azucena, símbolo de la pureza.

Sagrario

Sagrario

Sagrario

La capilla de la Santísima Trinidad contiene este bello sagrario de plata, que reproduce la torre de nuestra iglesia. Pertenece a un conjunto de objetos litórgicos de plata, del que también forman parte el crucifijo que se conserva en la misma capilla, y los seis candelabros situados delante del presbiterio. El sagrario -y el resto de los objetos-, fue diseñado y mandado hacer por el padre prior Emilio Santamaría, entre los años 1940-1945. Es uno de los más importantes focos de la piedad de nuestra iglesia de Montserrat. Antes y después de nuestros principales oficios litúrgicos, los fieles, y por supuesto los monjes, suelen pasar períodos de oración ante este hermoso tabernáculo del Señor.

Capilla de Santo Domingo de Silos

Capilla de Santo Domingo de Silos

Capilla de Santo Domingo de Silos

El Montserratico es, desde 1923, un priorato dependiente de la abadía de Santo Domingo de Silos. Por ello, a este santo burgalés está dedicada una de las principales capillas, en el crucero de nuestra iglesia. Su disposición actual procede de la restauración que se acometió en los años ochenta del pasado siglo XX. Las esculturas representan la aparición de Santo Domingo de Silos a la Beata Juana de Aza, mientras que los cuadros de las paredes laterales de la capilla, son copias realizadas en los años cincuenta del siglo XX, de lienzos existentes en la abadía silense. Relatan pictóricamente la muerte de Santo Domingo de Silos, y la liberación milagrosa de varios cautivos cristianos.